Se considera “hijo o menor acogido a cargo” a aquél que conviva y dependa económicamente del beneficiario, Se entiende, salvo prueba en contrario, que existe dependencia económica cuando el hijo o el menor acogido conviva con el beneficiario. No rompe la convivencia la separación transitoria motivada por razón de estudios, trabajo de los progenitores, adoptantes o acogedores, tratamiento médico, rehabilitación u otras causas similares.

El causante no perderá la condición de hijo o de menor acogido a cargo por el mero hecho de realizar un trabajo lucrativo, por cuenta ajena o propia, siempre que continúe conviviendo con el beneficiario de la prestación y que los ingresos percibidos por aquél en concepto de rendimientos del trabajo no superen el 100% del SMI vigente en cada momento, en cómputo anual.

Se considera que el hijo o el menor acogido “no está a cargo” del beneficiario:

  • Si las rentas percibidas por su trabajo o por una prestación sustitutiva del salario superan el 100% del SMI citado anteriormente.
  • Cuando sea perceptor de una pensión contributiva, a cargo de un régimen público de protección social español o extranjero, distinta de la pensión de orfandad o de la pensión en favor de familiares de nietos y hermanos.

BENEFICIARIOS

Tendrán derecho los progenitores, adoptantes o acogedores siempre que:

  • Residan legalmente en territorio español.
  • Tengan a su cargo hijos o menores acogidos, menores de 18 años o mayores afectados por una discapacidad en un grado igual o superior al 65% y residentes en territorio español.
  • No tengan derecho a prestaciones de esta misma naturaleza en cualquier otro régimen público de protección social.
  • No perciban ingresos anuales, de cualquier naturaleza, superiores a 11.576,83 €. Dicha cuantía se incrementa en un 15% por cada hijo o menor acogido a cargo, a partir del segundo, incluido éste. (17.423,84  € familias numerosas). No se exige límite de ingresos para el reconocimiento de la condición de beneficiario de la asignación por hijo o menor acogido a cargo con discapacidad.

En el supuesto de convivencia de los progenitores o de los adoptantes, si la suma de ingresos de ambos superase el límite indicado, no se reconoce la condición de beneficiario a ninguno de ellos. Igual regla se aplicará en los supuestos en que el acogimiento familiar, permanente o preadoptivo.

OTROS BENEFICIARIOS

  • Los huérfanos de ambos progenitores o adoptantes, menores de 18 años o con discapacidad en un grado igual o superior al 65%.
  • Quienes no sean huérfanos y hayan sido abandonados por sus progenitores o adoptantes, siempre que no se encuentren en regimen de acogimiento familiar y reúnan los requisitos de edad o discapacidad del punto anterior.
  • Los hijos con discapacidad mayores de 18 años que no hayan sido incapacitados judicialmente y conserven su capacidad para obrar.

DETERMINACIÓN DEL SUJETO BENEFICIARIO

En los casos de convivencia familiar:

  • Si ambos reúnen los requisitos para ser beneficiarios por un mismo causante, será beneficiario:
    • Uno de ellos, de común acuerdo. Se presume que existe éste, cuando la prestación se solicite por uno de los padres.
    • Si no existe acuerdo, lo que deberá comunicarse de forma expresa al INSS, se aplicarán las reglas que, en cuanto a la patria potestad y guarda, establece el Código Civil.

En los casos de separación judicial, nulidad o divorcio:

Será beneficiario el padre o la madre por los hijos que tenga a su cargo, aunque se trate de persona distinta a aquélla que tenía reconocida la prestación antes de producirse la separación judicial o divorcio, siempre que quien tenga los hijos a cargo no supere los límites de ingresos anuales establecidos.

En los casos de huérfanos de ambos progenitores y de quienes no siendo huérfanos hayan sido abandonados por aquellos:
La asignación se hará efectiva a los representantes legales o a quienes tengan a su cargo al menor o persona con discapacidad, en tanto cumplan con la obligación de mantenerlo y educarlo. En otro caso se abonarán al propio huérfano o abandonado.

RENTAS O INGRESOS COMPUTABLES

Para acreditar el requisito relativo al límite de ingresos, se tendrán en cuenta los rendimientos del trabajo, del capital, de las actividades económicas y ganancias patrimoniales, conforme a las siguientes reglas:

  • Los rendimientos procedentes del trabajo o de la realización de actividades económicas se computarán en su valor neto.
  • Cuando se trate de rendimientos del capital mobiliario, los ingresos se computarán en su valor integro.
  • Las ganancias patrimoniales se computarán, únicamente, las ganancias netas, de la venta de bienes muebles o inmuebles.
  • Para el cómputo de los ingresos, se tendrán en cuenta los obtenidos por los beneficiarios durante el ejercicio anterior al nacimiento o a la adopción o la fecha de presentación de la solicitud.
  • En el caso de menores, abandonados o huérfanos de ambos progenitores, siempre que no se encuentren en régimen de acogimiento familiar, permanente o preadoptivo, se computarán exclusivamente los ingresos que aquéllos perciban.
  • En los casos de convivencia de ambos progenitores, adoptantes o acogedores, los ingresos anuales de ambos se computan conjuntamente.

Hijos o menores a cargo menores de 18 años sin discapacidad:

  • 291,00 € anuales (24,25 € mensuales), cuando los ingresos del beneficiario no rebasen el límite establecido de 11.576,83 € anuales más un 15% por cada hijo a cargo a partir del segundo.
  • Si se trata de familias numerosas, el limite será de 17.423,84 €, en los supuestos en que concurran 3 hijos/as a cargo, incrementándose en 2.822,18 € por cada hijo a partir del cuarto.
  • Cuantía inferior y variable, cuando los ingresos del beneficiario rebasen el límite establecido, pero sean inferiores a la cuantía que resulte de sumar a dicha cifra el producto de multiplicar el importe anual de la asignación por hijo por el número de hijos a cargo del beneficiario.
  • La cuantía anual de la asignación será igual a la diferencia entre los ingresos percibidos y la cifra resultante de aplicar lo dispuesto en el apartado anterior.
  • Dicha diferencia se distribuye entre los hijos a cargo y las mensualidades a que se tenga derecho a la prestación dentro de cada ejercicio económico.
  • No se reconocerá asignación económica por hijo a cargo, cuando la diferencia sea inferior a 24,25 € anuales por cada hijo.

Hijos o menores a cargo menores de 18 años con una discapacidad igual o superior al 33%:

• 1.000,00 € anuales por hijo (250 € trimestrales). No se exige en estos casos límite de recursos económicos al tratarse de una persona con discapacidad.

Hijos mayores de 18 años y con una discapacidad igual o superior al 65%:

• 4.426,80 € anuales por hijo (368,90 € mensuales). No se exige en estos casos límite de recursos económicos al tratarse de una persona con discapacidad.

Hijos mayores de 18 años y con una discapacidad igual o superior al 75% y que, como consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, necesiten el concurso de otra persona para realizar los actos vitales más elementales como vestirse, desplazarse, comer o análogos:

• 6.640,80 € anuales por hijo (553,40 € mensuales). No se exige en estos casos límite de recursos económicos.

OBLIGACIONES DE LOS BENEFICIARIOS

Todo beneficiario está obligado a presentar ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS):

  • Todo beneficiario está obligado a presentar ante el INSS , en el plazo de 30 días, contado desde la fecha en que se produzcan, comunicación debidamente acreditada de cuantas variaciones hubieran tenido lugar en su situación que puedan suponer la modificación o extinción del derecho a la prestación.
  • Antes del 1 de abril de cada año, una declaración expresiva de los ingresos habidos durante el ejercicio presupuestario anterior.

INCOMPATIBILIDADES

  • Si concurren en ambos progenitores o adoptantes las circunstancias necesarias para tener la condición de beneficiarios, el derecho a percibir la prestación sólo podrá ser reconocido en favor de uno de ellos.
  • La asignación económica por hijo a cargo es incompatible con la percepción, por parte del padre o de la madre, de cualquier otra prestación análoga establecida en los restantes regímenes públicos de protección social.
  • La asignación económica por hijo a cargo, mayor de 18 años y afectado de un grado de minusvalía igual o superior al 65%, es incompatible con la condición, por parte del hijo con discapacidad, de pensionista de jubilación o invalidez en la modalidad no contributiva.

GESTIÓN Y RECONOCIMIENTO DEL DERECHO

  • La gestión y el reconocimiento del derecho a la asignación económica por hijo a cargo corresponde al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).
  • La determinación del grado de discapacidad y la necesidad de concurso de tercera persona, está atribuida al órgano competente de la respectiva Comunidad Autónoma y a los Equipos de Valoración y Orientación (EVO) de las direcciones provinciales del Instituto de Migraciones y Servicios Sociales (IMSERSO) en Ceuta y Melilla.

Más información: www.seg-social.es