COCEMFE Comunitat Valenciana aborda la accesibilidad desde la perspectiva de género

Defendemos la accesibilidad universal como un factor de mejora de la convivencia familiar y vecinal

El Colegio de Arquitectos de Valencia (CTVa) organiza una mesa redonda sobre ciudad y género en la Semana del Urbanismo de Valencia

La accesibilidad universal como catalizador de mejoras de la convivencia familiar y vecinal ha sido la idea que ha defendido el responsable de la Agencia para la Defensa y Promoción de la Accesibilidad (ADEPA), Eduardo Signes, de la Confederación de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de la Comunitat Valenciana (COCEMFE CV), en la mesa redonda La Ciudad desde la perspectiva de género, celebrada ayer jueves, en el marco de la Semana del Urbanismo en Valencia.

En este encuentro técnico, desarrollado en el Patio del Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia, también han participado la experta en materia de género Inés Sánchez de Madariaga, el técnico municipal Vicent Gregori, el arquitecto especializado en diseño inclusivo Arnau Boix y la arquitecta experta en género Eva Álvarez. La arquitecta Marina Sender ha moderado la mesa como vicepresidenta del CTAV.

Signes ha recordado que la accesibilidad beneficia no sólo a las personas con la movilidad reducida, sino que también aporta facilidades a todos los miembros de la sociedad, en especial a las mujeres embarazadas, a aquellas personas que llevan carros de bebé, o a las personas cuidadoras de sus familiares con discapacidad o en situación de dependencia.

En este sentido, ha resaltado los principios del diseño para todos: “Una accesibilidad universal correctamente ejecutada garantiza principios como la autonomía, la seguridad y la comodidad, por lo que es posible aplicarla no solo para garantizar la participación en la sociedad de las personas con discapacidad, sino para mejorar espacios de relación comunitaria y hacer una ciudad más humana y amable para todos”, ha concluido.

El responsable de ADEPA ha puntualizado que la accesibilidad también retrasa la llegada de la situación de dependencia o el ingreso en un centro residencial, por lo que contribuye al mantenimiento de la persona en su entorno habitual.

Accesibilidad desde la perspectiva de género

Entre las medidas propias de la accesibilidad universal que pueden beneficiar a la igualdad de género, se encuentran la disponibilidad de aceras anchas y bien iluminadas, barandillas y rampas en las zonas con pendiente, pasos de peatones bien diferenciados y semáforos adaptados a tiempos lentos.

Por otro lado, Signes ha destacado algunos aspectos con un amplio margen de mejora, la instalación de apoyos isquiáticos o un diseño inclusivo de los espacios intermedios entre los interiores y exteriores que facilite la relación entre la ciudadanía en lugares como en centros sociales, educativos u otros.

Finalmente, el responsable de ADEPA ha introducido el concepto de ajuste razonable, que es una alternativa para la mejora de la accesibilidad cuando existen dificultades estructurales y que debe contemplar la flexibilidad de otros parámetros técnicos edificatorios para hacerla efectiva.

2018-11-12T09:13:01+00:00noviembre 12th, 2018|Noticias|